Escuela de pueblo en 1848 de Albert Anker (1896)

Escuela de pueblo en 1848 de Albert Anker (1896)
Escuela de pueblo en 1848 de Albert Anker (1896)

jueves, 29 de noviembre de 2012

Clásica. Rachmaninov. Tercer Movimiento de la Segunda Sinfonía

Cómo no te puede gustar la música: Clásica

Para empezar un caramelito. Una sinfonía de lo más romántico.
Protagonista: el clarinete
              El movimiento que os propongo escuchar es uno de los más famosos no solo de la sinfonía y de este compositor ruso sino de toda la música clásica.  Pertenece al  Tercer Movimiento de la Segunda Sinfonía de Rachmaninov interpretado por la Orquesta Sinfónica de Londres dirigida por Gennadi Rozhdestvensky. Aunque por la  época en que se creó no se podría clasificar como romántica, la obra no puede serlo más.
              Lo más característico de esta sinfonía se halla presente, sobre todo en el movimiento lento, el  Adagio ma non troppo. Su persistente espíritu melancólico, su musicalidad y el romanticismo de ha hecho que esta obra hace que sea del agrado de todos los públicos. El tema tan peculiar presentado por el clarinete no puede ser más arrebatador.
              Su aceptación por la crítica no ha resultado tan unánime. Ciertos sectores de la crítica especializada la rechazan por el uso de un lenguaje musical anticuado y trasnochado para la época que se compuso y por la excesiva carga emotiva de su música. Podríamos decir que sería una pieza postromántica algo "fuera de lugar" en pleno siglo XX.
              Sergei Rachmaninov  fue un compositor ruso nacido en Semyonovo, Rusia, en 1873, de donde se marchó para siempre en 1917 con toda su familia cuando estalló la revolución rusa. Nunca más volvió porque no tuvo oportunidad, y siempre sintió nostalgia de su tierra. Murió en Beverly Hills, California, en 1943. Tuvo una buena vida: fue un auténtico virtuoso del piano y dio recitales por toda Europa y Estados Unidos, siendo muy reconocido como compositor e incluso director de orquesta, aunque siempre dedicó lo mejor de sí mismo al piano.
              Como compositor puede enclavarse dentro de los compositores del último romanticismo ruso. Fue consiguiendo un estilo personal aunque en el que se reflejan influencias de Tchaikovsky, Rimsky-Korsakov y otros. Llevó paralelamente y casi con igual éxito las tres carreras musicales: compositor, director y pianista.
              Rachmaninov compuso su Segunda Sinfonía entre 1906 y 1907 y fue estrenada en 1908. En ella, Rachmaninov desarrolla una compleja estructura a gran escala, con unos temas ampliamente desarrollados.
              La Segunda Sinfonía de Rachmaninov, es una pieza un tanto maldita entre los pianistas y directores, por lo que no abundan sus grabaciones, debido tanto a su gran  duración -una hora de reloj- como al carácter tan excesivamente lírico de sus cuatro extensos movimientos que poseen el riesgo de incurrir en el empalago en cuanto te descuides. No obstante no se puede negar su enorme capacidad para  conmover y sugestionar.
              Su personalísimo estilo es romántico de pura extracción rusa, una música densa pero a la vez transparente, sincera, natural e incluso espontánea; contenida por momentos y desbordante al mismo tiempo. Rachmaninov siempre intentó con su música exteriorizar su nostalgia y amor a su tierra natal: nunca pudo volver a Rusia, pero jamás dejó de ser un auténtico ruso.



Para curiosos…
Orquestación
              La sinfonía está orquestada para orquesta al completo con tres flautas (la tercera tocando también el flautín), tres oboes (el tercero tocando también el corno inglés), dos clarinetes en la y si, clarinete bajo en la y si, dos fagotes, cuatro trompas, tres trompetas, tres trombones, tuba, timbales, caja orquestal, bombo, platillos, glockenspiel y cuerdas.
Movimientos
Toda la sinfonía consta de cuatro movimientos:
  1. Largo - Allegro moderato (mi menor)
  2. Allegro molto (la menor)
  3. Adagio (la mayor)
  4. Allegro vivace (mi mayor)
              La sinfonía consiste en una secuencia dramática que se identifica con la tradición sinfónica rusa. La tradición, establecida por los predecesores románticos rusos de Rachmáninov, pone énfasis en un motivo y un incesante y hermoso flujo de melodía, por ejemplo la Sinfonía n.º 5 de Chaikovski y, posteriormente, la Sinfonía n.º 2 de Balakirev y la Sinfonía n.º 5 de Prokófiev.
El adagio
              El tema, relacionado con el motivo de la obra, es cantado por el primer violín en una melodía de estilo extremadamente romántico, haciendo eco un solo de clarinete y la sección de oboes. La sinfonía alcanza un clímax emocional en este movimiento, tras un interludio de pasajes a solo de corno inglés y violín seguidos por un ensueño de clarinete que es una reminiscencia del primer movimiento, más tarde desarrollando el lema de la obra; este desarrollo es considerado el complemente a la introducción del Largo. Al final del Adagio, el motivo se escucha en su forma original que de nuevo se enlaza con el primer movimiento; además esto es considerado el final apropiado a la introducción inicial del Largo.
              El tema de este movimiento fue usado por el cantante pop Eric Carmen en la canción de 1976 , "Never Gonna Fall in Love Again".